Identidad corporativa

Los casinos y plataformas de apuestas online son en síntesis organizaciones empresariales muy complejas, que además también poseen una filosofía organizacional que las define, que aporta una imagen que se percibe en el mercado y con sus clientes. En este sentido, Costa (2009) indica que “la imagen es el mayor activo de una organización, siendo la imagen externa lo que percibe el público y forma tan solo una parte de la Imagen Institucional, se define a ésta como la imagen mental que el consumidor tendrá de la propia institución”; partiendo entonces de este hecho de que la imagen es la referencia visual de los objetos y las cosas.

La imagen es una representación de la mente, tal como lo refiere Balmer (2008), de ahí que, afecta las actitudes, las cuales a su vez inciden en el comportamiento tanto individual como colectivo. Es así como, ninguna empresa debería permitirse ignorar la imagen como factor clave de posicionamiento.  La impresión que crea consciente o inconscientemente, lo quiera o no afecta inevitablemente a las personas (su público) con quien se relaciona. Por consiguiente, es indispensable proyectar una imagen corporativa seria, confiable, en quien el cliente y otras empresas puedan creer para de esa manera representar una fuerte y sana competencia.

No importa el tamaño de la empresa; Villafañe (2007), señala que la imagen corporativa está relacionada con las operaciones cuyo fin es crear determinadas impresiones en los públicos, siendo por lo tanto la imagen un reflejo de la identidad cuyo destino final es determinar la actitud de los públicos en un sentido que sea positivo para la empresa. Ahora bien, esta imagen se compone de elementos que habrán de identificar a la organización visualmente y de manera inequívoca frente a su entorno, competencia, proveedores y por supuesto su público, sus clientes. 

Además, debe considerarse la necesidad de coherencia en el color y el diseño, pero también es importante ir más allá del logotipo para adoptar un enfoque holístico enfocado en evocar emociones específicas en los clientes tanto internos como externos. El color en su imagen puede representar la ventaja que necesita un negocio en parte de su esfuerzo de comunicación y mercadeo para consolidar una imagen gráfica adecuada. De este modo, el valor comercial que tiene como factor de influencia se basa no solo en hacer conocer las cualidades o características de determinado producto o servicio.

Además, es importante que este conocimiento sea compartido por otros; tal valor proveniente del continuo desarrollo de una imagen gráfica consistente en los medios de comunicación, en sus avisos externos, folletos, papelería, uniformes, entre otros.

Se dice entonces, que todo emprendimiento de pequeña y mediana empresa requiere de una imagen gráfica bien definida para posicionarse en el mercado, en la mente de sus consumidores y prospectos. Por otra parte, es necesario destacar la importancia que tiene la identidad corporativa para la consolidación de la imagen de la empresa, ante este señalamiento algunos autores tienen posiciones bien definidas. 

De aquí que, Perea (2008), sostiene que: la identidad gráfica corporativa es la manifestación física de la marca. Hace referencia a los aspectos visuales de la identidad de una organización. Esta identidad está relacionada directamente con los siguientes atributos: historia o trayectoria de la empresa, proyectos y cultura corporativa, es decir, cómo se hacen las cosas. En general, incluye un logotipo y elementos de soporte, generalmente coordinados que se integran en el documento del manual corporativo.

Desde este enfoque, no escapa a esta realidad ninguna empresa, de ahí que el manual de identidad gráfica constituye un instrumento de consulta y trabajo para todas aquellas personas responsables de la utilización correcta de los símbolos de la organización, sobre todo esta modalidad de tiendas virtuales que viene a significar un canal alternativo de venta y distribución de toda clase de productos y servicios; en este sentido es fundamental además de la construcción, la correcta normalización de los elementos que la componen. 

Ahora bien, entendiendo que toda estructura empresarial que se encuentre en proceso de desarrollo y con una estructura de negocios no diferenciada se describe en etapa inicial, debe contemplar la elaboración de un manual de identidad gráfica que norme y unifique criterios del uso correcto de los colores, tipografía, entre otros, y cómo usarlos adecuadamente en su comunicación visual. Además, que refleje con toda claridad su personalidad, objetivos, misión, visión y valores; de aquí que los casinos y las casas de apuestas gestionan su comunicación desde la concepción de una imagen bien unificada que identifique con coherencia su filosofía de gestión. 

Teoría de la cultura empresarial 

Al respecto, Garrido (2004), señala que la cultura guía la manera de trabajar en la organización al imponer sus normas, políticas y pautas sobre el quehacer individual, siendo el punto de partida el estudio de los inicios de la empresa. Del mismo modo refiere, la importancia del proceso comunicacional en la transmisión de los elementos que componen la cultura hacia los empleados por lo que éstos cumplen una importante misión en la estrategia comunicacional planteada por la organización al respecto sostiene “La cultura es, ante que todo, una construcción comunicacional, dado que los patrones de enseñanza y aprendizaje necesarios para su implementación requieren de una sostenida interacción y retroalimentación del sujeto por parte de la compañía”.

Teoría de la cultura organizacional

En las distintas teorías de desarrollo organizacional, se explica la cultura como lo que mantiene unida a una organización, expresa los valores o ideales sociales y creencias que los miembros de la organización llegan a compartir, manifestados en elementos simbólicos, como mitos, rituales, historias, leyendas y un lenguaje único y especializado; que le otorga valor ante su cliente y público. Al respecto, Chiavenato (2010), define cultura organizacional como “el conjunto de significaciones compartidas por el personal, que les permite reconocerse como organización y que se manifiesta en el clima interno” (p. 57). De esta manera, dicha imagen habrá de relacionar la marca tanto con su público externo como con el interno. 

La cultura de mercado está enfocada en el logro de objetivos mensurables o metas establecidas en periodo de tiempo que pueden ser en meses, trimestres o años y con alta exigencia, especialmente cuando se enfocan al área financiera, esto corresponde directamente objetivos cuantitativos. Sus miembros son competitivos y energéticos, y su orientación está volcada a mantener un buen índice de ganancias en la organización, es decir resultados en función de rentabilidad. La relación entre el empleado y la organización son muy claras y se da por medio de contratos o negociación de acuerdos los cuales estipulan hasta donde el empleado tiene responsabilidad en la empresa, sus obligaciones habituales.

Ahora bien, la organización gratifica a el individuo dependiendo de su desempeño laboral a través de un programa de compensaciones y no ejerce presión sobre este, lo cual actúa como un pequeño incentivo. Por lo que, las marcas, entienden la necesidad de proyectarse hacia el crecimiento en mercados nacionales e internacionales, de aquí que constantemente busquen orientar la imagen de la misma. En síntesis, la construcción de la identidad corporativa empresa desde el conocimiento de su filosofía empresarial, al cual también debe estar bien delimitada.

Filosofía corporativa

Garrido (2004) comenta al respecto “las organizaciones y empresas tienen un compromiso organizacional, económico y social. En este sentido, para alcanzar el reconocimiento, competitividad e importancia en un sector, deben contar con una serie de políticas internas, que a su vez son conocidas y cumplidas por todos los colaboradores”; la filosofía corporativa  es en el conjunto, la integración de ciertos elementos que van a permitir la identificación de la empresa con lo que es y lo que quiere lograr que, a su vez, permita desarrollar un núcleo de trabajo organizacional que identifica a todas las partes integrantes de la organización, es decir las involucre creando sentido de pertenencia en los colaboradores.

Por lo tanto, la filosofía organizacional define la misión, la visión y los valores de una organización o empresa. Este conjunto de creencias y prácticas posibilitan el buen desempeño organizacional y calidad de respuesta a las necesidades de la sociedad, lo que les provee una imagen pública concreta que genera confianza. Según Gómez (2011) la imagen corporativa “es la imagen que tienen todos los públicos de la organización en cuanto a entidad. Es la idea global que tiene sobre sus productos, sus actividades y su conducta”. En este sentido, la imagen corporativa es la imagen de una nueva mentalidad de la empresa, que busca presentarse, no ya como un sujeto puramente económico, sino más bien, como un sujeto integrante de la sociedad.

Misión, visión y valores de la filosofía organizacional

La filosofía organizacional conlleva al desarrollo de un plan estratégico empresarial que expone el principal objetivo de la empresa y cómo espera cumplirlo.

Ese plan incluye a todos quienes laboran en la empresa, y esto tiene que ver en que cada uno de estos individuos lleva a cabo un papel importante para alcanzar los objetivos propuestos. En este sentido, la filosofía organizacional genera el sentido de pertenencia de los trabajadores que se sienten parte importante de la organización o empresa donde desempeñan diversas labores respetando su política interna.

Al respecto entonces distingue Garrido (2004), estas políticas se resumen en una Misión, la cual responde a preguntas básicas y motivadoras del por qué existe una organización o empresa, es decir, ¿quiénes somos?, ¿qué hacemos?, ¿cuál es nuestro propósito?, ¿cuál es nuestro compromiso?; también, una Visión que se refiere a los alcances sociales y económicos propuestos por la organización o empresa. Por último, unos Valores, quienes forman parte de una organización o empresa deben cumplir con una serie de valores profesionales, empresariales y sociales a fin de su buen desempeño y cumplimiento de las normas internas. El trabajo en equipo se logra a través del respeto, la ética, el compromiso, la tolerancia, la honestidad, entre otros.

En este sentido, la misión, visión y valores deben ser compartidos entre todos por igual, la ética profesional debe prevalecer sobre cualquier situación, de esta manera se asegura la posibilidad de ofrecer productos y servicios eficaces, de calidad y rentables. Mientras que los conceptos de Identidad corporativa abordan el conocimiento organizacional como un todo expresado en la imagen; al respecto, Martínez (2009) define la identidad corporativa como la suma total de todas las formas de expresión que una empresa utiliza para ofrecer una perspectiva de su naturaleza (comportamiento, comunicación y simbolismo) y que se expresa a través de cualquier forma de comunicación a través de medios gráficos, verbales, culturales, ambientales.

En el sector del Igaming, de inesperados cambios tecnológicos, sociales y culturales, el ser humano, como ente social que es, vive un intenso proceso de modernización. Estos elementos transformadores influyen en la convivencia, relaciones interpersonales y la participación de las actividades grupales como también en el clima organizacional de una empresa. Es por ello, que se infiere la importancia que tiene para las organizaciones la interacción entre las personas para satisfacer sus necesidades básicas.

En este sentido, al respecto Jones (1996), destaca que toda “organización debe tener un sentido de propósito, reconocimiento, compartir valores, oportunidad de aprendizaje y crecimiento”. Esto para fortalecer los procesos administrativos y el recurso humano que permita incrementar la eficiencia y la efectividad en la empresa. Más allá de ser un elemento de vanguardia, el estudio del clima organizacional es algo necesario y fundamental para cualquier empresa, ya que este es el indicador más preciso que demuestra los niveles que se tienen en la organización en cuanto a relaciones laborales se refiere.

Adicionalmente, desde la perspectiva de los estudios de clima organizacional, por ejemplo, se pueden predecir una serie de sucesos que se desencadenaron a partir de la valencia que tenga, si es positivo se pueden esperar muchos beneficios tanto para los empleados como para la organización misma, en cambio de ser de tendencia negativa, se esperan pérdidas, gastos, conflictos y demás situaciones adversas que pueden llevar a la organización a la quiebra. Sobre todo, en estas plataformas de apuestas online, donde se captan usuarios desde la confianza y credibilidad que parte de la filosofía de gestión de las mismas; de aquí  que en este proceso de construcción se haga necesario el asesoramiento de expertos en la industria de los juegos de azar. 

www.italtronic.net 

Leave a comment