Medidas por el Covid-19 y sus consecuencias en el sector juego

Impacto en la industria del juego presencial

Han existido distintas crisis que han impactado sobre la economía mundial: Primera Guerra Mundial, un 20%, Hecatombe económica del 29, un 75% ,II Guerra Mundial, un 35%, Hecatombe financiera del 87, Hecatombe económica del 2008, un 47% y el Covid-19 se estima un 30%, lo que refleja la gravedad de una crisis que solo hace poco no se pensaba iba a tener tanta trascendencia a nivel global. 

Frente a esto, queda claro que la pandemia del Covid-19 está teniendo un grave impacto sobre el total de la economía global pero muy especialmente en el comercio y como no podría ser de otra manera sobre la industria del juego presencial.

Esta industria está siendo una de las grandes perjudicadas por las medidas que se están tomando como contención para evitar la transmisión del virus entre las personas, y después de los ejemplos en Asia, China y Corea del Sur, siguiendo Europa, Estados Unidos y los países de América Latina, han seguido los pasos como un perfecto efecto dominó.

Prácticamente todos los los países a nivel mundial, caminan hacia un mismo destino simplemente separados por los tiempos de un calendario invisible que hace que se desencadenen medidas para contener la dispersión del virus y para ello se cesa la actividad de todos los locales de ocio y entretenimiento públicos y privados en los que están los bares, cafés, restaurantes, ocio nocturno y todo aquello que no suponga un producto o servicio de primera necesidad, y naturalmente incluyendo los casinos de juego, salas de bingo, salas de juego y de apuestas.

Con el paso de los días se ha podido constatar los efectos que ha tenido y tiene sobre Macao, Estados Unidos y países del sur y central de América, siguiendo una misma línea de cierres prácticamente absoluta de los establecimientos de juego.

Pero la cuestión también es el tiempo que van a perdurar los efectos de la pandemia, no solamente cuando se alcance la cúspide de los contagios, si no la resaca que viene después hasta que se normalice la situación. 

Estamos hablando unas semanas para acotar el contagio y meses para estabilizar a las personas que lo han sufrido, dejando muchos fallecidos en el camino, sumándole las consecuencias que deja en la economía y en las empresas.

Otro aspecto importante es cómo va a influir en el comportamiento de los consumidores o jugadores, y hasta qué punto se puede perder un porcentaje de clientes, y el tiempo que tardará en recuperarse.

Se puede comparar con las secuelas de la prohibición de fumar en los locales de juego, por lo que el negocio puede no volver a retomar el cien por cien su normalidad cuando se habilite la apertura de los establecimientos de juego; posiblemente habrá un periodo hasta que las personas recuperen su rutina lo que pueden suponer un cambio de patrón en su comportamiento, hasta ver qué impacto produce sobre los clientes o grupos más habituales.

No digamos de aquellos establecimientos destino o que tengan asociados a un casino de juego, hotel, restaurantes, salas de fiestas y espectáculos, a los que este Coronavirus les costará aún más reconstruir la demanda y volver a estados anteriores a esta crisis.

Oportunidad para las Apuestas Online

Por otro lado, la situación de los operadores de juego online tiene también sus aspectos negativos, pero a cambio tienen algunas ventajas sobre los operadores de juego presencial.

Naturalmente no tienen un establecimiento abierto al público, y se puede acceder en cualquier circunstancia y desde cualquier ubicación o dispositivo de comunicaciones.

Pero la oportunidad para online se limita a la oferta de verticales de juegos de casino, bingo o virtuales (al menos durante este periodo de suspensión de eventos deportivos) y no tanto para los que las apuestas deportivas son un producto “core” de la oferta.

Hay que destacar que las apuestas deportivas son también una herramienta de conversión a los juegos de casino y bingo, y al carecer de esta propuesta se debilita la potencia del conjunto de la oferta y acceso a un mayor universo de clientes.

Por otra parte, la situación creada por el coronavirus no cambia las condiciones de acceso para el cliente, si cabe lo puede mejorar al estar una gran parte recluidos en su domicilio, trabajando en remoto algunos y otros simplemente en casa por la condición de la reclusión obligada por los gobiernos.

Las compras y el juego por internet pueden tener una mayor incidencia, incluso por tener una mayor disponibilidad económica al no salir y gastar en otras actividades.

Pero a pesar de todo ello a los operadores de juego online les afecta por igual no disponer de una oferta de apuestas deportivas, así que no hay ya ningún mercado ajeno al impacto de esta paralización, aunque a cambio tengan los juegos de casino, bingo y como no las apuestas de juegos y deportes virtuales.

Una crisis nunca debe desperdiciarse. Y el Covid-19 trae consigo tres desafíos que, si se miran positivamente, pueden en última instancia fortalecer a las empresas:

  • Rediseñar el enfoque hacia el consumidor que seguramente mostrará diferencias de comportamiento en cuanto a su continuidad o persistencia de sus aficiones en especial respecto de las apuestas deportivas. 
  • Esta normativa está suponiendo mantener los negocios bajo esta presión y operar de forma responsable, para mantener las empresas y el servicio a sus clientes. 
  • Demostrar que la industria del juego es un valor positivo para la sociedad, y tener en cuenta que es probable que las cosas no vuelvan a ser lo mismo que antes de esta crisis, en particular para aquellos operadores más afectados por las contra medidas y con fuerte dependencia del juego presencial, que aquellos que están luchando por adaptarse a una oferta y hayan sabido leer la lección de una crisis de esta envergadura. 

En conclusión, el impacto económico del Covid-19 es más que probable que tenga un impacto más duradero y profundo que la propia pandemia en sí misma.

Para algunos, esta paralización de actividad puede traer un mayor gasto de clientes deseosos después del encierro; pero lo que sí es seguro es que va a haber un incremento del desempleo (temporal y definitivo) y la pérdida de confianza y capacidad de gasto de los clientes, por lo que recuperar esa confianza y capacidad adquisitiva puede ser larga para muchos otros.

En Italtronic contamos con consultores expertos que te brindarán la mejor asesoría visita http://www.italtronic.net/ 

Leave a comment